Pinto como vivo, con todos los sentidos y con un profundo respeto por la naturaleza.

El azul de ultramar y el negro me llevan al Cosmos, al Origen y al mundo místico de la que proviene nuestra energía, en constante interacción. Mientras que el rojo y el naranja son el mundo orgánico y material donde experimenta nuestro cuerpo.

 

Nunca sé cómo acabará hasta que el siento latir.